La Industria Naval y sus protagonistas: Sandra Cipolla
18 de Septiembre, 2018

La Industria Naval y sus protagonistas: Sandra Cipolla

Por Darío Ríos- SPI Sociedad Anónima es el astillero de mayor crecimiento operativo a nivel nacional en los últimos años. Cuenta con más de cuatro décadas en la industria naval argentina, siendo actor clave en el mercado de reparaciones y construcciones navales. Fue el primero en certificar ISO 9001-2008 para reparación y alistamiento de buques, y es el único certificado por el Bureau Veritas para diseño y construcción de buques y artefactos navales.

La empresa, que preside Sandra Cipolla, dispone de tres astilleros. Uno de ellos en el Puerto de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, con la infraestructura necesaria para la construcción, reparación y alistamiento de buques de pequeño y gran porte. Posee una plataforma elevadora sincrónica SYNCROLIFT con una capacidad de izado de 500 toneladas que nos proporciona una alta capacidad de izado y botadura de barcos. En el caso de naves de gran porte, dispone de dos diques flotantes que permiten reparar barcos de hasta 5500 toneladas incluyendo, entre otros servicios, energía eléctrica, agua potable, tratamiento de aguas grises, aire comprimido, disposición final de residuos y almacenamiento de combustibles.
SPI Alnavi es el astillero más moderno y especializado en la construcción en serie de barcazas, en la Hidrovía Paraguay-Paraná. Se encuentra ubicado próximo al Río Paraná, próximo a la bonaerense ciudad de Campana. Tiene una extensión de 22.000 metros cuadrados. Se destaca por su capacidad de construcción: una barcaza por semana.
Y Astilleros Patagónicos Integrados S.A. (APISA), situado en Caleta Paula, provincia de Santa Cruz, reúne la capacidad suficiente para la reparación, mantenimiento y construcción de diferentes tipos de buques y artefactos navales. Cuenta con un sistema de halaje propio (railway), que le permite operar embarcaciones de hasta 800 toneladas, disponiendo incluso de servicios de alistamiento. Posee un muelle de alistamiento de 150mts de longitud operativo con servicios, bombas contra incendios, retiro de hidrocarburos con disposición final/ recepción de combustibles, suministro de energía eléctrica, agua potable. Se encuentra en desarrollo el proyecto de un elevador sincrónico (syncrolift) con una capacidad de 10.000 toneladas, de 134,5mts. de longitud y 32,30mts. de ancho.
Pregunta: Sandra, ¿en qué año fue fundado SPISA?
Respuesta: Nace en marzo de 1976 bajo el nombre de CARESINCRO. En 1986, bajo una nueva conducción y dirección, pasa a denominarse Servicios Portuarios Integrados S.A., o como lo conocen todos: Astilleros SPI

P: ¿Cuánto tiempo lleva usted dedicada a la Industria Naval?
R: Me inicié en la actividad en el mes de julio del año 1993, cuando ingreso al astillero. Llevo 25 años en la Industria Naval

P: ¿Cuántos trabajadores cuenta actualmente SPISA?
R: Hoy el Grupo SPI reúne una nómina de 240 colaboradores, de los cuales 40 son profesionales y el 15% del total de la nómina son mujeres, esto habla de la profesionalización e integración de nuestra empresa.

P: ¿Qué infraestructura ofrece el astillero para reparaciones y construcciones?
R: Grupo SPI propone una diversidad de infraestructuras que tienen que ver no sólo con sus medios de elevación y unidades productivas para la construcción y metalmecánica, sino que además nuestro crecimiento ha sido geográfico. Hoy podemos ofrecer infraestructura para abastecer en reparaciones y construcciones navales en el litoral marítimo ya que estamos emplazados en Mar del Plata (principal puerto pesquero), en Caleta Paula (puerto estratégico de la Patagonia ubicado en el Golfo de San Jorge), y también en Campana (en región de la Hidrovía Paraná-Paraguay) para atender la flota fluvial.

P: ¿Cuentan con algún tipo de certificaciones de calidad?
R: Sí, por supuesto. SPI fue el primer astillero en la Argentina en certificar las Normas ISO 9001:2000. Eso fue en el año 2002. Hoy, 16 años más tarde hemos sido también el primer astillero en recertificar, siempre por el Bureau Veritas, las Normas ISO 9001:2015 en Diseño, Construcción, Reparación, Transformación y Alistamiento de Buques y Artefactos Navales. Para nuestra empresa éste es un logro muy importante no sólo por haber obtenido dicha certificación que refrenda y garantiza nuestros estándares internacionales, sino también porque le permitió a todo nuestro equipo de trabajo comprometerse a lo largo de los años en la mejora continua de nuestra calidad, siguiendo las políticas fijadas por nuestra empresa.

P: ¿A qué cámaras están asociados?
R: Tratamos de ser participativos para poder aportar no sólo el conocimiento de nuestra trayectoria, sino también sumar la trayectoria de los distintos sectores industriales con los cuales estamos involucrados, como también con quienes pertenecen a la cadena de valor y al crecimiento regional. Por eso integramos ABIN (Asociación Bonaerense de la Industria Naval); UIPBA (Unión Industria de la Provincia de Buenos Aires); ADIMRA (Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina); IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina); UIM (Unión Industrial Marplatense); UIC (Unión Industrial de Campana) y CIPSCO (Cámara de Comercio, Industria, Producción y Servicios de Caleta Olivia).

P: ¿Desarrollan programas de capacitación del personal?
R: Dentro de nuestro compromiso con la Norma, SPI anualmente ha venido desarrollando planes de capacitación para todo su personal. Éstos planes de capacitación no sólo tienen como objetivo el perfeccionamiento de nuestros colaboradores, sino también el intercambio y desarrollo que se generan con las instituciones educativas, nuestras cámaras y el sindicato que, en nuestro caso, es el Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON). También es importante manifestar que SPI no sólo desarrolla y ejecuta capacitación a su personal, sino que a través de distintos organismos como escuelas secundarias y universidades tiene acuerdos para PPS (prácticas profesionales), pasantías con universidades y secundarias, como entrenamiento para el primer el empleo, este último se realiza a través de los distintos municipios.

P: ¿Tienen proyectos de inversión a corto, mediano o largo plazo? ¿En qué consisten?
R: Mantenemos una política de capital a lo largo de los años que nos permite realizar una planificación anual de las inversiones, que debemos realizar en pos del crecimiento de nuestra empresa y su gente. Por lo tanto, realizamos proyectos anuales, trianuales y quinquenales de inversión. Dentro de los planes realizados entre el 2017 y 2018, puedo mencionar que hemos realizado la puesta en valor del Astillero en Caleta Paula y de nuestra unidad productiva de Campana, la adquisición de un dique flotante para dicha unidad y que pretende y ya lo está haciendo atender a la flota fluvial de la Hidrovía Paraná Paraguay. Además, hemos presentado a las autoridades del Consorcio Regional Portuario de Mar del Plata proyectos de inversión a realizar, que pondrán en valor a nuestro astillero en dicho puerto y su terminal de servicios.

P: A su criterio, ¿cuáles son las principales necesidades y debilidades que tienen los astilleros argentinos?
R: Si nos referimos a la pretensión bien ganada de la industria naval argentina, hoy las necesidades que tenemos los astilleros es la falta de financiación ya sea para infraestructura como un fondo destinado a la construcción de embarcaciones y artefactos navales. Nuestro sector no tiene aún un marco legal que suficientemente la incentive, que proponga un desarrollo no solo de la industria naval sino tampoco de las conexas. Se habla de desarrollo de las economías regionales y el efecto multiplicador en la cadena de valor, pero todo ello es muy poco probable sin un desarrollo que incluya genuinamente también a la industria naval. Tengamos en cuenta que tenemos una normativa de industria naval sin reglamentar y que sus dos principales artículos, financiamiento y beneficios por la fabricación de bienes de capital, han sido vetados, y que la Ley de Marina Mercante solo ha sido reglamentada en los artículos que permiten la importación de buques nuevos y usados a una tasa del 0%, es decir, sin arancel, y en la misma ley han dejado sin reglamentar todo aquello que podría favorecer a la industria argentina, como por ejemplo a la hipoteca naval.

P: ¿Y las principales ventajas y fortalezas?
R: Los astilleros argentinos tienen capacidad en infraestructura e ingeniería para la construcción, reparación y transformación de buques y artefactos navales, es una fortaleza no reconocida ni respetada. Cuando preguntan si tenemos capacidad para la construcción de embarcaciones de porte como los remolcadores de empuje o pesqueros con tecnología… mi respuesta es si! Sólo que parece que el silencio del estado en ver el potencial de nuestra industria y el clamor de algunos en manifestar que la Argentina no tiene dichas capacidad es más fuerte que la trayectoria de la Argentina en lo que Industria Naval se refiere. Embarcaciones construidas en nuestro país, con profesionales y obreros argentinos, son competitivas, proveen calidad y son convenientes a las condiciones de nuestros mares y ríos, como también cumplen con las condiciones medioambientales exige nuestra legislación. No permitamos a que nos reduzcan a una simple comparación con países de Europa en donde obtienen plazo, financiación y subsidios, y no permitamos que nos comparen con países en donde su ventaja competitiva es la mano de obra barata.

P: Por último, le pedimos una reflexión sobre el momento actual y las perspectivas de la Industria Naval Argentina.
R: El momento actual de la industria naval tiene como dos sintonías. Una, la realidad que nos invade: la falta de legislación apropiada para su desarrollo y crecimiento. Y otra, son las necesidades que presenta la renovación de la flota, así como también la coyuntura que presentan las zafras del langostino. Parecieran dos industrias una con potencial de crecimiento y otra despojada de legislación y apoyo de los gobiernos. La realidad es que la Argentina cuenta con un extenso litoral marítimo y fluvial, que sólo el desconocimiento de lo que significa es lo que atenta con el desarrollo de nuestra industria y el crecimiento de nuestro país. Así, es difícil visualizar las perspectivas de la industria naval argentina, sólo puedo decirte que los astilleros estamos de pie, frente al mar y a nuestros ríos.

Fuente: Ser Industria – www.serindustria.com.ar / www.serindustria.com.ar/la-industria-naval-y-sus-protagonistas-sandra-cipolla/
Fecha: 18 de septiembre de 2018


  volver a las noticias